Concurso Escolar del Diario HOY

Edición del grupo "ENTÉRATE" de IES BEMBÉZAR de AZUAGA

Estás en > Grupos > Portada de "ENTÉRATE" Hemeroteca

RECUERDOS DE JAMBO, EL GORILA QUE SALVÓ LA VIDA DE UN NIÑO INCOSCIENTE

25.04.2016 - Lola Castillo Alejandre

Después de 30 años, la conmovedora e inolvidable historia entre Jambo y el niño al que protegió, nos recuerda aquel momento con reconocimiento al gorila por su acto.

  • Current rating

0 votos

0 comentarios

Video
Estatua en honor a Jambo, el gorila, en el zoo.

Hace 30 años, el 30 de agosto de 1986, lo que pudo acabar en tragedia tuvo un final feliz. Los protagonistas fueron un niño, llamado Levan Merrit, de tan sólo 5 años;  y Jambo, un gorila de espalda plateada que se encontraba en su jaula. La familia de Levan fue al zoológico de Nueva Jersey, Reindo Unido, a celebrar un cumpleaños. Cuando estaban todos observando a los gorilas, Levan vio como su padre levantaba en hombros a uno de sus hermanos para que pudiera ver mejor a los gorilas y él, muy interesado en los gorilas, siguió el ejemplo y se subió al muro de hormigón que hacía de balcón de la fosa. Un mal movimineto hizo que se cayera al vacío y quedara inconsciente por el fuerte golpe recibido dentro de la jaula del animal.

Rápidamente se desató el pánico entre los allí presentes, que se temían lo peor. Sin embargo, lejos de atacar y hacerle daño al pequeño, un enorme gorila llamado Jambo,  adoptó una actitud cariñosa con él al ver que estaba herido y le hizo caricias hasta que Levan recuperó la consciencia. Finalmente todo quedó en un susto y el pequeño fue atendido rápidamente.

El vídeo se grabó en 1986, pero ha sido difundido en la red ahora por los responsables del zoo para llamar la atención sobre la necesidad de proteger a estos animales. Jambo murió en 1992, pero una estatua recuerda su figura en la jaula donde vivió durante años. La increíble historia de aquel niño de 5 años, dio la vueltal al mundo y ha vuelto a ser viral años después; pero los que estuvieron allí presentes, la recordarán para siempre.

 A 30 años de los sucedido, Merritt reconoce que el incidente tuvo un impacto profundo en su vida y cuenta que de pequeño tuvo que hacer frente a constantes bromas en el colegio, donde sus compañeros lo llamaban "Tarzán" o "Chico Gorila".