Concurso Escolar del Diario HOY 2018
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2018

THE NEWS

Colegio "La Asunción"

Cáceres

REDACCIÓN: Samuel Carballo Agúndez, Paloma González Peña, Ignacio Higuero Quintana, Irene Ramos Blanco

El joven de Almanjáyar que dejó la albañilería para convertir en realidad su sueño: ser médico

El joven de Almanjáyar que dejó la albañilería para convertir en realidad su sueño: ser médico
José Miguel Fernández con un fonendo y una paleta

José Miguel Fernández, gitano de 38 años es médico de emergencias en Almuñécar

Reportajes

23.04.2018 - Samuel Carbayo Agúndez

  • Current rating

31 votos

0 comentarios

José Miguel Fernández, joven de procedencia gitana anunció a su familia hace 12 años que  iba a estudiar la carrera de medicina. A día de hoy este joven ya ejerce de médico de emergencias en Almuñécar.

En su entorno familiar nadie le entendía ni comprendía, ya que era algo que no necesitaba, él,  junto a un primo, regentaban a medias una empresa de albañilería que era solvente.

Al llegar a los 25 años, lo tuvo claro, disponía de un pequeño piso, dos hijos , unos ahorros y una mujer que le apoyaba en sus aspiraciones, que no eran otras que estudiar medicina.

Hizo el bachillerato nocturno después de largas jornadas en el trabajo, sacando sobresaliente en selectividad, salió del barrio para crecer  y conocer otras realidades.

Con la ayuda de su mujer, que se puso a fregar escaleras, y de una beca, comenzó a estudiar  medicina, pasó gran parte de la carrera en la biblioteca de la facultad donde podía estudiar, ya que en casa con los niños pequeños era poco menos que imposible.

Consiguio sacar la carrera de un tirón y despues de estar cuatro años de prácticas en el Hospital de Motril, obtuvo la mejor nota como residente, en la actualidad trabaja  en el Servicio Andaluz de Salud como médico de emergencias en Almuñécar.

José Miguel quiere realizar una especialidad quirúrgica, este será su próximo reto, mientras tanto, seguirá ejerciendo su labor, en la que nunca ha sentido rechazo por el mero hecho de ser gitano, aunque ha habido pacientes que  han pensado que era árabe y han pedido ser valoradas por otra persona.

Mi vida ha cambiado por completo, sonrie,  estoy muy feliz, mientras ve, como su hija de 16 años, saca muy buenas notas y sueña con ser médico como él.