Concurso Escolar del Diario HOY 2018
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2018

THE NEWS

Colegio "La Asunción"

Cáceres

REDACCIÓN: Samuel Carballo Agúndez, Paloma González Peña, Ignacio Higuero Quintana, Irene Ramos Blanco

Lisboa: una ciudad cultural.

Lisboa: una ciudad cultural.
Plaza del Comercio, Lisboa.

Un recorrido por los puntos más importantes de la cuidad de Lisboa.

01.05.2018 - Irene Ramos

  • Current rating

20 votos

0 comentarios

Nos quedamos en un hotel de la Avenida Liberdade, una de las avenidas principales de la ciudad. Comenzamos nuestra visita por la mañana. Bajando por la Avenida Liberdade,  nos encontramos en la plaza Dos Restauradores, a la derecha hay un tranvía que sube al Barrio Alto, C/ da Gloria, el cual os aconsejo que lo visitéis, sobre todo de noche,  ya que las vistas son espectaculares y hay muchos restaurantes y bares por la zona, también podréis respirar el arte del Fado.
Volvemos a la plaza de los Restauradores, bien a pie o en el mismo tranvía, una vez abajo, nos encontraremos con la Estación del Rossio, estación de trenes que fue construida en el año 1887 por el arquitecto José Luís Monteiro. Esta estación siempre ha sido muy concurrida, ya que desde sus inicios conectaba la importante villa de Sintra y su línea suburbana con Lisboa.
El edificio exterior está inspirado en estilo Manuelino y está clasificado desde 1971 como inmueble de interés público. Está situada en la plaza de Don Pedro IV, donde podemos observar, en el centro de la misma, el monumento de la persona que da nombre a la plaza, erigida en reconocimiento a sus ideas liberales. También nos podemos encontrar con el teatro Nacional Dña Maria II que es una construcción neoclásica, a su derecha la iglesia/convento Dos Domingos, fundada en el siglo XIII.

Giramos a la izquierda por la Rua da Betesga y llegamos a la Praça da Figueira en el centro se levanta la plaza del Rey Joao I, en dicha plaza cogeremos los autobuses,  tranvías y microbuses que nos llevarán a visitar tanto la catedral, como el castillo de Sao Jorge.

Cogemos el microbús nº 737 para subir a la catedral. Dicha catedral, de estilo románico, es una de las visitas obligadas en el barrio de Alfama. Se trata de uno de los pocos monumentos supervivientes a los sucesivos terremotos e incendios que han asolado la ciudad. Su construcción comenzó a mediados del siglo XII, cuando Alfonso Henríquez y el primer obispo de Lisboa, Gilbert de Hastings, decidieron levantarla sobre una antigua mezquita tras ser reconquistada la ciudad a los musulmanes durante la Segunda Cruzada.

Volvemos a montarnos en el microbús nº 737,  que lo podemos coger donde nos dejo, en la puerta de la catedral, y subimos al castillo de Sao Jorge, que se trataba de una fortificación musulmana, reconquistada a mediados del siglo XII por Alfonso Henríquez, primer rey de Portugal, tras un asedio de tres meses y con ayuda de los cruzados (de ahí su nombre, pues muchos de ellos profesaban devoción al mártir San Jorge). Desde él podemos contemplar unas maravillosas vistas del tajo y de la cuidad de Lisboa.

Bajamos del castillo y volvemos a la plaça de Figueira desde esta plaza parten cuatro calles en línea recta que desembocan en la plaza del comercio, cerca se encuentra el elevador de Santa Justa, que se terminó de construir en 1902 y su diseño es obra del ingeniero Raoul Mesnier de Ponsard (que, por cierto, también diseñó en Lisboa el Elevador do Lavra). De estilo neogótico, posee una estructura de hierro inspirada en las técnicas ya aplicadas en otras construcciones francesas de grandes dimensiones, como la Torre Eiffel. En su interior, hay dos ascensores revestidos de madera, transportando a los viajeros hasta una amplia terraza donde podremos obtener unas buenas vistas del río y de toda la Baixa, la Plaza de Rossio, la Plaza del Comercio y el Castillo de Sao Jorge. Una vez bajemos del elevador, cruzamos dos calles en línea recta y nos encontramos con  la calle Rua Sapateiros, giramos a la derecha y nos encontraremos un pequeño restaurante llamado Uma, que aunque parezca antiguo sirven uno de los mejores arroces con marisco de Lisboa. Recordar que está en zona turística y que en Portugal se come antes que en España, si podéis llegad tempranito, de todas formas, hay muchos otros sitios donde comer.


                                                                                                                                                     Después de comer, nos dirigimos hacia la plaza del comercio, si la tentación de las compras nos deja, ya que todo el trayecto hasta la misma, está lleno de tiendas de todo tipo. Esta plaza fue construida donde estuvo situado el palacio real, antes de ser destruido por el gran terremoto de 1755.

El aspecto de la Plaza del Comercio se compone de un conjunto de edificios porticados en tres de sus lados y está abierta en el lado sur, mirando al Tajo. Históricamente ahí llegaban los barcos mercantes y era la puerta de Lisboa.

Cerca de la plaza, en la orilla del río, está la estación fluvial Cais de Sodré, de donde parten las excursiones por el Tajo y los barcos que cruzan el río. Allí cogemos el tranvía nº 15 para ir a ver la torre de Belem y los Jerónimos.

 
La torre de Belem fue construida en la desembocadura del río Tajo, en el barrio de Santa María de Belém al suroeste de Lisboa. Obra de Francisco de Arruda, es uno de los ejemplos más representativos de la arquitectura manuelina. Su construcción fue iniciada en 1514, bajo el reinado de Manuel I de Portugal, en la misma época en la que se construía el vecino Monasterio de los Jerónimos de Belém. Las obras finalizaron en 1520 y aunque inicialmente sirvió para la defensa de la ciudad, posteriormente se convirtió en centro guardián y faro. Hasta llegar a la actualidad, es una de las visitas más deseadas de Lisboa.

El Monasterio de los Jerónimos fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1983. Su nombre en portugués es Mosteiro Dos Jerónimos. Diseñado por el arquitecto Diogo de Boitaca, la construcción del Monasterio de los Jerónimos se inició el 6 de enero de 1501 y se concluyó a finales del siglo XVI. El estilo predominante del monasterio es el manuelino y se construyó para celebrar el regreso de la India de Vasco de Gama.
Como curiosidad, la ubicación del monasterio fue elegida por ser donde se encontraba la Ermida do Restelo, iglesia donde Vasco de Gama y su tripulación pasaron un tiempo rezando antes de iniciar su viaje.
La Iglesia del Monasterio de los Jerónimos es totalmente distinta a todas las iglesias que hemos visto hasta el momento. Su única nave cuenta con seis columnas perfectamente talladas que parecen no tener fin, preciosa.

El Fado en el mundo
El lugar es ideal para aquellos que quieran conocer a fondo el significado de este género musical, sus expresiones, y sus sentimientos, su significado para el mundo y su impacto en la historia no solo lusa, sino internacional.