Concurso Escolar del Diario HOY 2018
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2018

The Newspaper

Colegio El Tomillar

Badajoz

REDACCIÓN: Jaime Rubiano Lebrusan, Javier Píriz González, Iñaki Ganuza López, Pablo González Rodríguez, Pedro Serrano Suárez de Venegas, Fernando Mena Abreu

Graffitis en Badajoz

Foto Graffitis en Badajoz
Imagen de un graffiti pacense. Pedro Serrano

El Hip Hop explotó y creó su propia cultura y arte que pretendía sepultar a las demás. Hoy veremos como los pacenses aceptamos e hicimos nuestra propia 'jungla de acero y hormigón' de la cual nos sentimos orgullosos.

Reportajes

30.04.2018 - PEDRO SERRANO. BADAJOZ

  • Current rating

5 votos

0 comentarios

Una metrópolis creciente, un mundo cambiante y cientos de jóvenes en un barrio marginal. Estas fueron las circunstancias en las que nació el hip hop. El movimiento tardó poco en coger fuerza y extenderse por un mundo acelerado y una juventud con un futuro incierto.

El movimiento tenía cuatro disciplinas: Rap, Turntablism, Break dance y sobre la que hablaremos hoy el Graffiti. sus artistas fueron los arquitectos del mundo que se construyó alrededor de esta subcultura. Atrevidos jóvenes y sin miedo a la muerte los graffiteros no tardaron en precipitarse hacia nuevas presas. No hubo lugar para la calma, los artistas pintaron cuadros y nos obligaron a vivir dentro de ellos. Las ciudades se convirtieron en cuadros de junglas donde la juventud coloniza el mundo en pos de la libertad.

España tardó poco en subirse al carro y cuando lo hizo el graffiti triunfo. Miles de jóvenes saltaron a las calles en busca de paredes, vagones de tren o cualquier cosa donde situar su firma. En pocos años todas las calles de España se habían convertido en galerías ambulantes donde casi diariamente había obras con nombre nuevo y estilo nuevo. El graffiti evolucionó aquí se hizo más agresivo,  más dinámico y menos premeditado. Lo nacido evolucionó en España y cambio según la localidad.

En Badajoz tardó poco en notarse el cambio. En una ciudad de vándalos los graffiteros se hicieron pasar como artistas. Su firma y su arte dejó de regalarse, estaba oculto para quien lo quisiese, buscase e imitase. En pocos años Badajoz asumió ciertos graffitis como monumentos y a ciertos graffiteros como leyendas. La ciudad asumió su rol como casa de artistas e impulsó su arte. En pocos años los propios pacenses se enorgullecian de ciertos graffitis y a lo largo de los años empezo a proteger otros.