Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

Casareños Callejeros

IESO Vía de la Plata

Casar de Cáceres

REDACCIÓN: Jaime Carretero Barrantes, Juan Pablo Andrada Gómez, Juan Vaquero Ortega, Enrique Sánchez Mateos, Samuel Moreno Ronco, Carmen Borrella Andrada

Un Barça sin ataque ni defensa da aire al Celta (2-0)

Un Barça sin ataque ni defensa da aire al Celta (2-0)
Malcom intenta controlar un balón ante la presión de Hugo Mallo.CEDIDA

La lesión de Dembélé deja en segundo plano la derrota del equipo suplente en Balaídos

Deportes

05.05.2019 - Enrique Sánchez Mateos

  • Current rating

20 votos

0 comentarios

Una semana después de que el Barça de Ter Stegen, Piqué, Jordi Alba, Busquets, Rakitic, Messi y Suárez se adjudicara de forma matemática el título de Liga con una victoria ante el Levante, el Barça de Cillessen, Wagué, Todibo, Vermaelen, Riqui Puig, Malcom y Boateng desfiló por el pasillo formado por los jugadores del Celta y recogió la ovación y el reconocimiento del equipo rival por la conquista del campeonato. Fue una escena un tanto extraña, preludio de un partido igualmente extraño, condicionado de punta a cabo por el once inusual que (con toda la legitimidad, a las puertas de la vuelta de la semifinal de la Champions League) Ernesto Valverde puso sobre el césped de Balaídos.

Y condicionado también por la lesión muscular que dejó a Ousmane Dembélé fuera de combate antes de que se cumpliera el primer minuto de juego, una desgracia que por su enorme trascendencia casi convirtió en irrelevantes los 89 minutos que aún quedaban por delante. Lo cual fue una pena, porque en ese tiempo, además de los goles de Maxi Gómez y Iago Aspas que dieron a los vigueses una victoria vital para la permanencia, sucedieron algunas ,no muchas, cosas interesantes.

Una de ellas fue el abrumador dominio del juego que ejerció el Barça en los primeros 25 minutos,de la mano de un centro del campo de puro toque formado por Arthur, Aleñá y Riqui Puig, el "golden boy" de Matadepera, que monopolizaron el balón ante la sorprendente pasividad de un Celta al que se suponía mucho más obligado a empujar,por su agónica situación en la tabla. Al buen manejo de los jóvenes centrocampistas azulgranas, se sumaba además el fulgurante despliegue en ataque del lateral senegalés Moussa Wague, un jugador que demostró tener madera de primer equipo.

El problema para los visitantes era que, ausente Dembélé, todas sus opciones ofensivas pasaban por un inoperante Malcom y por ese exfutbolista germano-ghanés que, cuando su agente le anunció en invierno que se iba a Barcelona, creyó haber fichado por el Espanyol. Al ver cómo se desenvuelve sobre el campo el Boateng actual, a uno le viene a la cabeza aquella frase de Roberto Fontanarrosa cuando explicaba que tenía dos problemas para jugar a fútbol: "Uno es la pierna izquierda y el otro, la pierna derecha".

Todibo también se lesiona
El Barça no solo flojeaba, y de qué manera, en el área rival (como ya sucedió en Huesca, la segunda unidad se volvió a quedar sin marcar), sino también en la propia. Para afrontar el último tramo del curso, el Celta ha adoptado la divisa "A nosa reconquista", en alusión al alzamiento popular comandado por el coronel Morillo y el capitán "Cachamuíña",que hace 210 años consiguió expulsar de Vigo a las tropas napoleónicas, y casi se diría que el grito hizo mella en el ánimo de Umtiti y Todibo, los dos centrales franceses del equipo de Valverde, que hicieron en Balaídos un partido para olvidar, generoso en despistes e imprecisiones (para colmo de males, Todibo también acabó rompiéndose).

Todas esas carencias quedaron dolorosamente a la vista cuando el cuadro local decidió apretar un poco el acelerador, especialmente en un segundo tiempo en el que el Barça concedió dos goles (el VAR invalidó un tercero por un fuera de juego ajustadísimo) y no fue capaz de generar ni una sola ocasión de peligro, toda una anomalía para un equipo que ha basado su magnífica temporada en una enorme superioridad en las dos áreas.

El martes, en Liverpool, vuelven los mayores. En Balaídos se les echó mucho de menos.