Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

La Leyenda

Colegio La Asunción

Cáceres

REDACCIÓN: Miguel Rodríguez Pérez, Paula Alvarado Jiménez, Delia Baz Matamoros, Lucía Soler Morales, Daniel Carbonero Teba

Todos somos diferentes

Todos somos diferentes
Mª José Santos Robledo, monitora del proyecto <Cambia el chip> de COCEMFE

Conocemos la historia de Mª José, una madre y empresaria que tras sufrir un accidente de tráfico tuvo que hacer frente a una nueva etapa en su vida

Reportaje

10.04.2019 - Daniel Carbonero Teba

  • Current rating

29 votos

1 comentario

El pasado mes de Marzo los alumnos de 1º de Bachillerato del Colegio La Asunción Josefinas visitamos el centro COCEMFE de Cáceres, con el objetivo de enriquecernos culturalmente conociendo de primera mano a personas con algún tipo de discapacidad. Una de estas personas nos llamó particularmente la atención por su naturalidad y la empatía que sentimos hacia ella, y es por esto que le he propuesto realizar una entrevista para que su historia pueda ser leída, esta es María José Santos Robledo.

Mª José, nacida y residente en Cáceres, comenzó su trayectoria académica en el Colegio San José seguido del Colegio Sagrado Corazón de Jesús y finalizando en el Colegio San Antonio de Padua. Tras esta formación previa empezó la carrera universitaria de Derecho aunque un percance médico con un ojo le impedía tener una actividad estudiantil normal, lo que la empujó a introducirse en la vida laboral mediante la empresa Francisco Santos S. A. de su padre. A pesar de dejar la carrera de Derecho, Maria José hizo un ciclo formativo de administración para especializarse académicamente en su trabajo en la empresa. Se casó en el año 1986 y tuvo dos hijos, abrió unas tiendas propias y practicaba mucho deporte.

El gran bache de su vida ocurriría en Julio del año 2000, cuando Mª José sufrió un accidente de tráfico cuyas consecuencias fueron graves. Tenía una lesión de nivel alto en las vértebras C4 y C5 y por esto tuvo que ser intervenida en varias ocasiones llegando a ser en la actualidad un total de catorce. Tras las primeras intervenciones le comunican que sufría una lesión medular incompleta, "mi vida dio un giro de 360º" comentaba durante la entrevista. Fue duro para ella y su familia teniendo incluso que ir a terapia pero sobre todo recalcaba que su hijo mayor, quién tenía 14 años, fue uno de los más afectados puesto que compartían mucho tiempo juntos, montaban a caballo, y tras el accidente vió que perdía una gran parte de su madre. Después del accidente continuó trabajando desde casa pero en el año 2011 su caso se complicaría aún más cuando tras una intervención quirúrgica sufre una sepsis (infección en sangre) con la que contaba "vi las puertas del cielo abiertas", tuvo que ser intervenida de urgencia y esto le afectó mucho, llegando a darle lo que se denomina legalmente como una invalidez y apartándola de su vida laboral. 

A raíz del accidente (en el cual no tuvo culpa alguna de lo ocurrido) Mª José atravesó lo que ella denomina como un periplo judicial en el que contaba lo pasó muy mal pero que tras un estudio exahustivo por parte de la jueza del caso, se dio la razón a la afectada y recibió una indemnización económica. A día de hoy recibe una pensión por parte del Estado puesto que su vida requiere una serie de gastos adicionales que necesitan ser cubiertos.

Su familia la trata con total normalidad, el problema que denuncia es la sociedad, una sociedad que a sus ojos tiene muchas barreras mentales lo que hace que les consideren distintos aunque ella subraya "no me siento diferente". Otro tema que ha dejado claro es que no le gusta que le brinden ayuda si no la pide, aunque sabe que es algo fruto de la buena intención piensa que los discapacitados necesitan forzarse un poco cada día para conseguir desarrollar su capacidad dentro de su discapacidad. Comentaba que las barreras arquitectónicas y urbanísticas eran un punto a mejorar y que estas son esenciales en el desplazamiento diario de personas con discapacidad.

Mª José entró en COCEMFE Cáceres porque le mandaron un tratamiento de rehabilitación funcional y hoy en día está muy contenta con los avances obtenidos gracias a su fisioterapeuta y a su psicóloga, ella entró en un proyecto llamado Cambia el chip, proyecto del que ella es monitora y  que se encarga de ir a colegios, universidades, centros sociosanitarios, etc... intentando que la sociedad vea que las personas con discapacidad (término que no es de su agrado) son simplemente personas con capacidades distintas. "Todos somos iguales, todos somos diferentes y todos tenemos capacidades distintas" decía.

Para terminar la entrevista le pregunté a Mª José algo muy simple pero a su vez interesante por su caso en particular:

-¿Eres feliz?

-Sí, claro que querría mi vida anterior pero soy feliz porque ahora aprecio otras cosas muy diferentes. Hay que disfrutar cada instante y en el pasado no se puede vivir, yo siempre digo que de mi calendario he quitado dos hojas, ayer y mañana, solo vivo el presente y por lo tanto soy feliz. 

 

 

 

comentarios

1

Eva | 10-04-2019 16:25

Estoy totalmente de acuerdo con tu reflexión "Las barreras arquitectónicas y urbanísticas eran un punto a mejorar y que estas son esenciales en el desplazamiento diario de personas con discapacidad".