Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

The Newspaper

Puertapalma-El Tomillar

Badajoz

REDACCIÓN: Santiago Cañón Ruiz-Calero, Alberto Llano Hernández, Félix Álvarez Gragera, Joaquín García Olea, Julio Pérez Ruiz

"En nuestro mundo rico no somos conscientes de que el sistema sanitario nos ofrece muchas ventajas"

"En nuestro mundo rico no somos conscientes de  que el sistema sanitario nos ofrece muchas ventajas"
Mª Victoria López recibiendo la Medalla de Extremadura en 2017. CEDIDA

María Victoria López ha trabajado durante años en Medicos Mundi , fue directora de esta ONG y ha recibido la Medalla de Extremadura en 2017.

21.03.2019 - SANTIAGO CAÑÓN. BADAJOZ

  • Current rating

5 votos

0 comentarios

Entrevistamos a Mª Victoria López, directora de Medicos Mundi en Extremadura que recibió la Medalla  de Extremadura en 2017 por su labor en África.

PREGUNTA: Cuando terminó su carrera de medicina, ¿qué le llevó a decidir trabajar en otros países, es este caso en África?

RESPUESTA: Me llevo a trabajar, sobre todo un compromiso firme de querer ayudar a  otras personas con menos posibilidades para acceder a  los servicios de salud. En nuestro mundo rico no somos conscientes de que el sistema sanitario nos ofrece muchas ventajas, y se nos proporciona casi de todo. En los países africanos, (África Subsahariana) hay menos medios técnicos y la proporción de médicos por número de habitantes es mayor: 1 por cada 25000 personas, 1 por 10.000 depende, pero esa suele ser la proporción Así que decidí echar una mano, al menos por un tiempo.

P:¿Cuál fue su labor durante los años en África?

R: Mi labor era un poco de todo: realizar consultas, planificar las actividades preventivas (vacunas, y control de mujeres embarazadas)  gestión de la farmacia, intervenciones quirúrgicas como hernias y cesáreas, por partos complicados, y gestión del personal sanitario a mi cargo. Desempeñe las funciones de dirección de un hospital rural de 70 camas y tenía que ocuparme de todo, con la ayuda del personal local en Camerún.

P: ¿Qué fue lo que más le impactó durante su estancia en Ruanda en la época del genocidio?

R: Ruanda es un país muy poblado y la densidad de población era muy alta. Eran unos 10 millones para una extensión como la provincia de Badajoz más o menos, así que había gente por todas partes. El Hospital de Nimba tenía  150 camas y estábamos 3 médicos. La población que pertenecía al hospital eran unos 350.000 El trabajo era más denso y había muchas tareas en las guardias. La vivencia del genocidio me marco para siempre porque no podíamos hacer nada, solo ayudar los heridos y tomar la decisión de salir del país, en colaboración con el Obispado de Ruhengeri que era a donde pertenecía el hospital. La situación era muy caótica y el Obispo nos recomendó salir.

P: En su etapa como directora de Médicos Mundi Extremadura consiguió muchos proyectos solidarios ¿Cuál resaltaría de todos ellos?

R: En esa etapa siempre tuve claro que apoyaríamos  a las comunidades que conocía, puesto que era más sencillo y conocía el terreno. Todos han dejado una huella, no podría inclinarme por ninguno en especial. Se han mejorado los edificios, se ha formado a personal local, se han transformado viejos hospitales en sitios más dignos para los enfermos que siguen acudiendo a ellos, se han realizado programas de educación para la salud y materno infantil....

P: Ha recibido varios premios pero ¿Qué  significó para usted recibir La Medalla de Extremadura en 2017?

R: Me alegre sobre todo por mi familia, que sufrió mucho cuando el genocidio y acepte el reconocimiento público de la Medalla de Extremadura, convencida de que era positivo para la cooperación sanitaria con África concretamente. Fue un momento muy emotivo.

P: Actualmente aunque ya desarrolle otra labor ¿Sigue en contacto con personas de África, visita alguno de estos países?

R: Si, sigo en contacto con los cameruneses, ruandeses, congoleños y kenianos. La colaboración con ellos es para aconsejarles en la distancia sobre problemas médicos y aclarar algún aspecto que necesiten de algo concreto. Ahora la comunicación es un poco más cercana. En el año 1992 cuando empecé el teléfono no existía en el hospital. Ahora por correo electrónico resolvemos algunas problemas (no todos!!) y por Whatsapp también. Algún viaje está pendiente, pero no ahora.

P: ¿Animaría a otros compañeros sanitarios a irse allí a desarrollar su trabajo?

R: Pienso que la experiencia de trabajar un tiempo en África es recomendable para apreciar y valorar lo que tenemos sin quejarnos, para aprender a parar el estrés que nos invade y para observar como otras culturas nos pueden enseñar con ritmo más pausado, a apreciar lo mejor de los seres humanos en la enfermedad .