Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

The Newspaper

Puertapalma-El Tomillar

Badajoz

REDACCIÓN: Santiago Cañón Ruiz-Calero, Alberto Llano Hernández, Félix Álvarez Gragera, Joaquín García Olea, Julio Pérez Ruiz

'Ir a conflictos te produce muchas heridas, pero también te ofrece la sensación de haber vivido muchas vidas'

'Ir a conflictos te produce muchas heridas, pero también te ofrece la sensación de haber vivido muchas vidas'
Ramón Lobo en LaSexta. LaSexta

Hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Ramón Lobo, periodista y escritor de origen venezolano, que ha trabajado en distintos medios de comunicación y como redactor en la sección internacional de El País.

24.04.2019 - SANTIAGO CAÑÓN. BADAJOZ

  • Current rating

3 votos

0 comentarios

Entrevistamos a Ramón Lobo, periodista yescritor venezolano que trabajó como redactor en la sección internacional de El País cubriendo diversos conflictos en países como Croacia, Kosovo o Albania. También trabajo en diversos medios de comunicación como la agencia Pyresa, Radio Intercontinental, Heraldo de Aragón o Radio 80 entre otras.

Pregunta. Brevemente, ¿cómo ha sido su trayectoria profesional?

Respuesta: Ha sido intensa y variada, una primera parte a los 15 años donde hice de todo: trabajé en agencias, en radios, haciendo entrevistas, reportajes o guiones de radio. Todo bastante alejado de lo que yo soñaba cuando quise ser periodista pero nunca me preocupó demasiado el futuro me preocupó más disfrutar del presente. Desde que me fichó El País en el 92 he sido corresponsal de guerra durante 20 años. Una vez que salí del país en un ERE pues soy lo que soy ahora, analista y columnista en distintos medios. Y donde trato de verter lo que he aprendido, unir historias diferentes para sacar conclusiones y buscar contextos, un poco el trabajo del analista es dar contexto a lo que está pasando.

P: ¿Por qué su interés por las noticias del ámbito internacional?

R: Quizás porque una parte de mi familia es extranjera, mi madre es británica, mi abuela es francesa, mi abuelo es luxemburgués. Nací en Venezuela, a los cuatro años y medio vine a España, por tanto soy español por completo y de Madrid. Pero siempre me ha interesado mucho la información internacional como periodista, aunque como ciudadano me interesa mucho la información nacional. He peleado por hacer esa información, eso me llevó a tener papeles menos relevantes en sitios como 'Radio 80' en los que trabajé desde el principio, pero no quise bajarme de esa ilusión, y en El País tuve la suerte de caer en un medio con dinero para enviar periodistas en una sección internacional que tenía unas coberturas muy buenas en cualquier conflicto.

P. ¿Por qué le marcó la frase 'Te miden por lo que cuestas y no por lo que vales'?

R: Esta frase ha sido la consecuencia y el motor del despido de tantos periodistas, ya que en el momento en el que el periodista deja de ser un hombre o una mujer que trae noticias, pasa a ser una persona que resulta cara.

P. Observamos que le gustan los conflictos en otros países para informar desde el lugar mismo. ¿En cuáles lo ha pasado mejor informando? ¿Qué peligros ha corrido?

R: No es que me gusten los conflictos, pero es que trabajaba en la sección internacional del País y aparte de ir a congresos o reuniones que no me interesaban demasiado, pues lo que había eran conflictos, guerras, desastres, terremotos... y era lo que tocaba hacer. Ahí no hace falta tener excesivo talento para contar las historias porque todas las historias son brutales, lo único es que hay que tener mucha paciencia para escucharlas y de alguna forma tener la humildad de saber que los protagonistas de esas historias son las personas que te encuentras.

P. ¿Qué experiencias o huellas dejan para siempre en el alma esos conflictos ?

R: Todos más o menos te producen satisfacción, sobre todo cuando tienes la sensación de haber cumplido. Hay conflictos en los que he pasado más miedo, por ejemplo en Chechenia porque no era un problema de francotiradores o morteros, sino que eran helicópteros o aviones que podían estar disparando misiles a 15 o 20 km que iban a caer donde estabas tú y esa sensación de no tener ninguna capacidad de protegerte producía ese miedo. Y el conflicto que emocionalmente más me ha marcado fue Sierra Leona, en primer lugar porque la primera vez que fui en el 99, no pude salvar a un niño y la segunda vez porque mataron a un amigo, Miguel Gil.

P. ¿Qué premios o reconocimientos has recibido por su prestigiosa labor periodística?

R: Ir a conflictos te produce muchas heridas pero también te ofrece muchos regalos, el mayor de ellos es la sensación de haber vivido muchas vidas, eso es un privilegio.

P. Como corresponsal de guerra o conflictos armados, ¿qué misión de cara a la sociedad y a la población humana indefensa, tienen estos periodistas?

R: Nuestra misión como periodistas es no creernos lo que dice ningún poder. Nuestra misión como periodistas es buscar la contradicción de cada discurso, no importa si es de derechas o de izquierdas. Y cuando ocurren conflictos nuestra misión es explicar cuáles son las consecuencias de los conflictos y por qué nos afectan. En los conflictos, la gente que es pobre padece donde no tienen las tres comidas como nosotros, o agua caliente en la ducha, son gente que viven la pobreza. Muchos de ellos viven en países ricos en minerales o en petróleo que nuestras empresas explotan sin ningún tipo de problemas. Nosotros no preguntamos de dónde vienen esas riquezas o de dónde viene esa energía, tampoco preguntamos qué hacen las armas que vendemos, dónde matan, si matan en Siria o matan donde sea. Son preguntas que como sociedad nos deberíamos hacer y como periodistas creo que estamos obligados a enfrentar a la sociedad con esas contradicciones. La típica misión de los periodistas son los hechos comprobados, es decir la verdad. Nuestro verdadero jefe son los ciudadanos, y la confianza de estos ciudadanos es la credibilidad, y la credibilidad es la esencia de buen periodismo, sin credibilidad no puede haber periodismo. Nuestro problema actual es que hemos perdido credibilidad y el segundo problema actual es que necesitamos financiación. Si quieres ser libre no puedes depender de la publicidad. Los poderes económicos o políticos tienen que tener otra financiación y la principal son los lectores, que quieran pagar por información de calidad.

P: ¿Qué recomendaría a jóvenes que estén interesados en hacer periodismo hoy? ¿Viajes, relaciones, lecturas, idiomas...?

R: Como consejo quizá el más importante es no rendirse, también hay un principio fundamental africano que es que hay que saber ser flexible como el bambú y cuando sopla un viento muy fuerte, dejarte inclinar un poco para no romperte, y no hay que ser un idiota que se va enfrentando con todos los poderes, hay que ser inteligente y saber qué territorios pisas, igual que cuando vas a una guerra no puedes correr por todas las calles o correr a una trinchera porque te matan. Hay que saber leer en la realidad en la que te mueves y dentro de esa realidad, aunque parezca que tenemos muchos límites, podemos hacer muchas cosas. Y sobre todo no hacer nunca lo que no quieres hacer. Yo si tuviera 18 años ahora, trataría de ser periodista otra vez. Y mi consejo es que si la gente que estudia periodismo quiere ser periodista, que peleen por ello, y es importante también la formación, y entender que esto es un maratón, no una carrera de 100 metros lisos. Para ello la formación debe ser contínua, saber historia o leer porque muchos de los que estudian periodismo ni siquiera leen los periódicos actuales ya sean gratuitos o de papel, y si no lees nada para que te va a servir estudiar esa carrera. Por eso la primera misión es leer mucho, yo aconsejo emplear 2 o 3 horas al día en leer medios de comunicación.

Muchísimas gracias.