Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

The Newspaper

Puertapalma-El Tomillar

Badajoz

REDACCIÓN: Santiago Cañón Ruiz-Calero, Alberto Llano Hernández, Félix Álvarez Gragera, Joaquín García Olea, Julio Pérez Ruiz

'Mi trabajo consiste en trasladar la realidad de China al público español'

Foto 'Mi trabajo consiste en trasladar la realidad de China al público español'
Zigor Aldama en Shanghai. CEDIDA

Entrevistamos a través de Twitter a Zigor Aldama, corresponsal en Extremo Oriente con base en Shangai. Desde allí mismo nos ha respondido amablemente a nuestras preguntas.

24.03.2019 - THE NEWSPAPER. BADAJOZ

  • Current rating

8 votos

0 comentarios

El periodista, Zigor Aldama nació en Bilbao en 1980. Es corresponsal del Grupo Vocento en Asia y llegó a China en 1999. Desde aquel año, Zigor ha vivido en ese inmenso país para explicar los cambios políticos, sociales y económicos que han situado a China en el segundo puesto de la economía mundial. Además de informar sobre China, este periodista español ha recorrido la mayoría de países asiáticos para acercar sus realidades al público español. Por otro lado, colabora con otros medios de comunicación, como el diario El País y La Voz de Galicia.

Pregunta. ¿Qué recuerda de sus tiempos de estudiante de Periodismo? ¿Qué profesores le dejaron más huella?

Respuesta. La verdad es que hice la carrera a salto de mata, porque cuando me matriculé ya había comenzado a viajar por China y apenas iba a clase. Trataba de compaginar el trabajo como colaborador de medios regionales (publiqué mi primer reportaje en segundo de carrera) con los estudios, pero era complicado y reconozco que me convertí en sanguijuela de apuntes. No obstante, guardo algunos momentos entrañables y un par de profesores sí que me marcaron. Sobre todo, Lucía Martínez Odriozola, con la que comencé con muy mal pie y que, sin embargo, ahora cuento entre mis amigos. Sus clases fueron de las pocas en las que pudimos hacer prácticas, y, aunque la mayoría la recuerda como una profesora dura (aunque suspender por tres faltas de ortografía en un texto me parece lo más lógico), sus consejos todavía me resultan prácticos. En la ceremonia de graduación me resultó muy emotivo que fuese ella quien me entregó la beca correspondiente.

P. Por lo que nos hemos informado, es corresponsal en Extremo Oriente. ¿En qué consiste su trabajo como enviado especial?

R. No hay que confundir al enviado especial, que es un periodista al que se envía a cubrir un asunto puntual a otro lugar, con un corresponsal, que es un periodista que vive en un país desde el que envía informaciones. Como corresponsal, mi trabajo consiste en trasladar la realidad de China (y en menor medida del resto de países que conforman Extremo Oriente) al público español. Eso supone patear el terreno en busca de historias que sean representativas de lo que sucede aquí, y de tamizarlas con el filtro de una visión occidental para que sean interesantes y comprensibles a los lectores para los que escribo. Eso supone trabajar en todas las secciones (desde Política hasta Deportes), aportar mucho contexto, y también buscar ángulos diferentes para abordar historias que se han contado en otras ocasiones de forma original y amena.

P. ¿En qué otros países ha trabajado como periodista?

R. He trabajado en todos los países de Extremo Oriente, desde Pakistán hasta Timor Oriental, con la excepción de tres: Bután, Brunéi, y Corea del Norte.

P. ¿Qué hechos importantes ha cubierto con su trabajo?

R. En mi caso, trato de huir de las noticias, que las agencias de noticias pueden cubrir muy bien, y centrarme en reportajes en profundidad. Por eso, no me gusta calificar mi reportaje con el número de desastres naturales o grandes citas políticas a las que he acudido. Prefiero enumerar reportajes en los que he invertido mucho tiempo para lograr ofrecer una visión completa de alguna problemática, como puede ser la transformación del pueblo nómada mongol, la situación del tercer género en el sur de Asia, o el tráfico de mujeres en Nepal, por poner algunos ejemplos. En cualquier caso, he cubierto acontecimientos como los Juegos Olímpicos de Pekín, la Exposición Universal de Shanghái, el tsunami que arrasó el sudeste asiático en 2004, el terremoto de Pakistán de 2005, el terremoto de Sichuan en 2008, o la guerra civil de países como Nepal y Sri Lanka.

P. Por qué eligió ese país para ser corresponsal?

R. Elegí China porque me enamoré de una mujer china. De hecho, no tenía especial interés en el país y, sin embargo, por algo de rebeldía también, decidí casarme con ella y trasladarme allí, una decisión que fue paralela al abandono de los estudios de Ingeniería Industrial y a la matriculación en Periodismo.

P. ¿Por qué Europa observa el mundo asiático con cierta expectación? ¿Por qué se le llama gigante asiático?

R. China y Asia son los territorios que más crecen a nivel económico del mundo. Antes no se les prestaba demasiada atención, pero ahora ese poderío se traslada también al ámbito político y comienzan a determinar la agenda internacional. Lo que sucede en China nos afecta, y eso, lógicamente, hace que tanto los gobiernos como el público presten atención. Recuerdo que cuando comencé a escribir sobre China, en 2001, lo que se pedían eran asuntos triviales, divertidos, exóticos. Desde el ingreso ese año en la Organización Mundial del Comercio, no obstante, el interés comenzó a crecer y ahora es raro el día que no se publique algo sobre Asia en los medios con los que trabajo. Y a China se la llama gigante porque lo es: tiene la mayor población del mundo y ya es la segunda potencia económica. Es solo cuestión de tiempo, poco, que supere a Estados Unidos en lo alto del ranking.

P. ¿Cómo se ve España desde donde trabaja?

R. Todavía hay mucho desconocimiento sobre Asia en España. Los tópicos perduran y son muy difíciles de batir. Cuando llegué a China, todavía perduraba la imagen del comunismo maoísta, de un país pobre y retrasado, aunque ya no era cierto. Ahora todavía predomina la visión de lo que sucedió después: explotación laboral, autoritarismo político, etc... Sin embargo, ya estamos en una tercera fase que todavía no termina de calar en el público.

P. Cuéntenos algunas anécdotas de su estancia en ese país o cuando tenía que desplazarse a algunos lugares para informar.

R. Cuando uno viaja a un país un par de semanas, regresa con un montón de anécdotas. Cuando uno vive en un país durante muchos años, es casi imposible encontrar alguna. La verdad es que me han sucedido y me suceden muchas cosas curiosas en el día a día, pero no sabría qué destacar. Y eso es un problema, porque demuestra que ya hay muy pocas cosas que me sorprendan. Por eso me suele gustar recibir visitas que lo ven todo con la frescura del primer día. Y yo me quedo pensando, "pues es verdad, esto tiene su gracia".

P. ¿Qué recomendaría a jóvenes que deseen ser periodistas? ¿Idiomas, viajes, relaciones, lecturas...?

R. Tal y como está la profesión, recomendaría que solo se metan a periodismo quienes tengan verdadera vocación. En mi clase había muchos que se habían matriculado porque no sabían qué hacer y periodismo sonaba bien y era accesible por la nota de corte. No conozco a ninguno de esos que esté trabajando de periodista, y hacen bien. Porque esta es una profesión muy exigente y llena de sinsabores, que, sin embargo, provoca entre quienes la adoramos una adicción que nos impide dejar, aunque esté mal pagada, requiera meter horas y horas todos los días, y suponga estar muy expuesto a críticas que se han exacerbado con las redes sociales. Por eso, quienes tengan verdadera vocación deben perseverar, porque el periodismo no es un esprint sino una maratón. Además de hablar diferentes idiomas, algo que es vital para cualquier persona independientemente de su profesión, es importante estar en constante formación. Aunque algunas viejas glorias no sepan hacer una foto decente, el periodismo en el siglo XXI trasciende la palabra y es multimedia y multimedio. Por eso, hay que aprender no solo el lenguaje escrito sino también el audiovisual. Y compaginar ambos para buscar nuevas narrativas utilizando todos los medios a nuestro alcance. 

Muchísimas gracias.