Concurso Escolar del Diario HOY 2019
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - Liberbank
Concurso Escolar del Diario HOY 2019

The Newspaper

Puertapalma-El Tomillar

Badajoz

REDACCIÓN: Santiago Cañón Ruiz-Calero, Alberto Llano Hernández, Félix Álvarez Gragera, Joaquín García Olea, Julio Pérez Ruiz

'Si Herrera estuviese solo no sería capaz de sacar todas las horas de programa que tiene por delante'

Foto 'Si Herrera estuviese solo no sería capaz de sacar todas las horas de programa que tiene por delante'
Andrea Carrasco junto con Ángel Rubio. CEDIDA

Hemos entrevistado a Andrea Carrasco Mejuto, periodista antes en COPE, donde continúa con su blog Libros a pie de calle. Trabajó un tiempo en La Linterna de Colmenarejo. Actualmente realiza su trabajo en el departamento multimedia de ABC.

20.04.2019 - THE NEWSPAPER. BADAJOZ

  • Current rating

2 votos

0 comentarios

Nació en Cádiz. Estudió Periodismo en la Universidad Complutense. En su perfil afirma que 'sus tutores siempre me orientaron a seguir la rama de las letras por mi pasión lectora, aunque nunca hice caso por ser una tozuda. Al final, en parte, tenían razón. No pretendo convencer a nadie de que se lea este o aquel libro, simplemente contar el por qué creo que pueden gustar. No soy crítica de nada, solo cuento mi experiencia al acabar un libro. ¡Vamos a leer!'.

Pregunta. ¿Por qué decidió dedicarse al periodismo? ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional en esta profesión?

Respuesta. Lo cierto es que no fue una decisión premeditada. Yo siempre he seguido la rama de ciencias, con matemáticas, física y química. No era una gran estudiante y es verdad que al terminar bachillerato no tenía una calificación que me permitiese elegir entre muchas opciones. Además, creía que, al haber estudiado ciencias, lo lógico era seguir con algo relacionado. Por lo que acabé matriculándome en Químicas. Con el tiempo me di cuenta del error y decidí dejar la carrera para presentarme de nuevo a selectividad y mejorar mi nota de acceso. Y fue ahí cuando elegí estudiar Periodismo, no es algo que hubiese estado en mi mente desde siempre, simplemente tuve que decidir después de haber cometido un error y decidí que esa era la mejor opción.

Mi trayectoria profesional ha sido bastante de altos y bajos, podríamos decir. No es una profesión muy amable para el que empieza. Mi primer trabajo fue en una revista de Gastronomía en la que, básicamente, hacía todo lo que no quería hacer nadie. En cierto modo me sirvió para saber que sea lo que sea lo que tengas que hacer, si lo haces bien tú te sentirás bien contigo mismo, aunque nadie lo reconozca. Después estuve en una revista de Odontología, redactando contenidos de actualidad y haciendo maquetación previa. Todo esto hablo de contratos de prácticas o becas. También pasé un par de veranos en COPE Ferrol, yo soy de allí. Mantengo muy buena relación con ellos y uno de esos veranos tuve la suerte de que uno de los redactores delegase en mí para llevar la colaboración de Europa Press durante julio y agosto, por lo que tuve la posibilidad de vivir la experiencia de trabajar para una agencia de comunicación. También estuve unos seis meses en la web de Antena 3 Noticias y, finalmente, decidí estudiar el máster de radio de COPE. Allí tuve la suerte de trabajar en el equipo que lideraba Juan Pablo Colmenarejo, La Linterna, del cual me he llevado grandes amigos. Y gracias a La Linterna y a haber conocido muchos periodistas de ABC que colaboraban en las tertulias económicas y políticas, cuando mi contrato se terminó en COPE, me surgió una oportunidad laboral en el periódico. Ahí estoy ahora, en el departamento multimedia.

P. ¿Qué prefiere, radio, televisión o prensa?

R. Restando televisión, que es algo que nunca me ha llamado especialmente la atención, aunque hay mucho trabajo detrás de la pantalla, he tenido la suerte de poder trabajar en radio y prensa escrita. En mi opinión, la radio es, sin duda, lo más divertido que he vivido. Se trabaja al minuto, con la actualidad en activo, manejas tiempos. Descubres lo mucho que se puede contar en muy poco tiempo y es, realmente, el medio que te hace darte cuenta de la importancia de ir al grano. Al fin y al cabo, la gente te está escuchando, no te ve, no te lee. Hay que ser muy selectivo con lo que vas a decir, pues la capacidad de escucha es limitada, yo misma me canso de escuchar la radio a pesar de saber cómo se trabaja detrás del micrófono.

P. ¿En qué consistió su trabajo en COPE?

R. Ahora mismo, como os dije más arriba, ya no estoy trabajando en COPE. Únicamente colaboro con el blog de literatura de Libros a Pie de Calle. Voy a dejar esta pregunta sin responder, pero si queréis os digo lo que hacía cuando estaba en el equipo de La Linterna. Así que me lo decís y sin problema os vuelvo a enviar otro email respondiendo a la pregunta.

P. Si cada vez se publican más libros, ¿cómo es que hay la sensación o la noticia de que cada vez se lee menos?

R. El otro día charlaba con un compañero del periódico con el que me encontré en el autobús yendo al trabajo y me preguntó por el libro que me estaba leyendo. Le conté un poco por encima sobre qué era el libro (son las memorias de Lilianna Lunguiná) y él me respondió que cada vez tenía menos ganas de leer, que se había vuelto vago, que el poco tiempo que tenía prefería dedicarlo a otras cosas y que, si le apetecía leer algo, tenía varios libros que releía continuamente porque sabía que le gustaban. Es una opinión muy respetable y, en cierto modo, creo que es lo que les pasa a muchas personas adultas. Hoy en día parece que el objetivo de nuestra vida consiste en tener un trabajo para ganar dinero y poder tener un futuro cómodo, y es imprescindible conseguirlo, claro está. Pero, a medida que te haces mayor, cada vez se trabajas más y tienes más obligaciones y menos tiempo libre; es entendible que haya personas que decidan dedicar su tiempo de esparcimiento a no darle más vueltas al coco. Al final una lectura requiere cierto ejercicio mental y, si estás agotado, a lo mejor simplemente no te apetece pensar. Eso es lo que creo que le pasa a gente de adulta.

En cuanto a los jóvenes, me da lástima cómo ha cambiado la forma de educar a los niños. Es la era de las pantallas, de los móviles, las tablets, las videoconsolas. Ahora los jóvenes no quieren libros porque desde pequeños les han educado con una pantalla en la mano. Cuando yo era pequeña, y no hace tanto tiempo porque nací en el 90, mi madre solo nos dejaba jugar a la videoconsola los fines de semana y después de hacer los deberes. No tuve móvil hasta los 15 años (creo) y era un móvil que solo servía para llamar y enviar mensajes. Las pantallas estaban 'restringidas' en mi casa. Es cierto que la Tecnología no había evolucionado tanto, pero yo creo que éramos más felices. Leíamos más. Por la noche nos íbamos a la cama y mi madre nos introdujo en el mundo de la literatura y leíamos cada noche. Al final la lectura es como cualquier cosa, cuanto más lees, más te gusta. Cuánto más lees, más descubres. Despierta curiosidad por cosas que no conoces y, sobre todo, te genera ganas de conocer más.

P. ¿Podría decirnos 10 títulos imprescindibles de libros para un lector de estos tiempos?

R. A mí me resulta complicado hablar de títulos imprescindibles porque soy una persona muy entusiasta y si leo algo que me gusta lo mitifico. Ahora mismo estoy en una etapa en la que no leo muchos clásicos, por ejemplo, pero creo que es imprescindible leer alguno de vez en cuando para darte cuenta de cuánto ha evolucionado la literatura y, además, diferenciar lo bueno de lo malo, aunque esto también es muy subjetivo. Así que os voy a dar diez títulos que a mí me han marcado personalmente pero que, probablemente, personas mucho más leídas que yo no los recomendarían jamás. Y quizá siga un orden cronológico en función de lo que ha sido importante para mí desde pequeña.

1. 'Las aventuras de Tom Sawyer' de Mark Twain.

2 'Zalacaín el aventurero' de Pío Baroja. (Aunque la trilogía de 'La busca' es muy buena, lo mismo que 'El árbol de la ciencia').

3. 'En busca del tiempo perdido', pero destaco que el que más me gustó de la colección fue el primero, 'Un amor de Swan'. De hecho, diría que es el más accesible para un lector medio. Tiene una forma de escribir bastante 'pesada'; aunque a mí me guste.

4. '1984' o 'Revelión en la granja' de Orwell.

5. 'El jugador' de Dostoievski. Todos los personajes de Dostoievski tienen un punto de dualidad entre el bien y el mal, pero de las novelas que me he leído de él, el personaje de Aleksei, el protagonista, es el que más interés me despertó.

6. 'Una novela Rusa', de Emmanuel Carrere; por destacar uno de sus libros, porque realmente me gustan todos.  

7. 'El mundo de Sofía' de Jostein Garder. No es que sea una obra maestra de la literatura, pero si no tienes ni idea de filosofía es un libro que hace una función perfecta despertándote el interés. Y si tengo que elegir una lectura de un filósofo, me quedo con los diálogos socráticos de Platón, sin duda.

8. 'Muerte en Venecia' de Thomas Mann.

9. 'El maestro Juan Martínez que estaba allí' de Manuel Chaves Nogales, que, por cierto, lo leí hace muy poco tiempo.

10. Y, aunque no es ni de lejos el libro más conocido de Dickens, tengo un cariño especial por 'Los papeles póstumos del club Pickwick'

P. ¿Cómo adquirió esa afición a la lectura y luego a la crítica literaria que hace en su blog del COPE?

R. Creo que me anticipé antes a responder esta pregunta. Desde pequeña nuestra madre nos inculcó la lectura a la hora de ir a dormir. Con el tiempo esa costumbre se fue extendiendo a otras horas del día hasta el punto de que me llevaba los libros al colegio y, cuando no me interesaba la clase, abría el libro debajo del pupitre y leía hasta que el profesor me pillaba. No sé si será muy ejemplarizante estar contando esto, pero también os digo que me arrepiento de haberme perdido muchas clases por estar en las nubes.

Lo de la crítica literaria surge por mi afición a leer. Al final uno no trabaja siempre en lo que le gusta, pero hay que hacerlo. Como no había ningún blog de literatura cuando estaba trabajando en COPE decidí hacer una propuesta y dedicar mi tiempo libre a eso. Al fin y al cabo, ya dedicaba la mayor parte de mi ocio a la lectura y lo único que habría que añadir es el trabajo de escritura y de síntesis de la lectura. Me dieron el visto bueno con la propuesta y ahí estoy. Muy contenta porque a medida que voy haciendo más y más libros me llega un feedback positivo de muchas editoriales y eso es algo que hace muy feliz. Cuando haces algo de forma desinteresada y reconocen tu trabajo y, lo más importante, te dicen que les gusta.

P. ¿Cómo se ve España desde ese observatorio de la radio a donde llegan también multitud de mensajes de personas de a pie?

R. Precisamente cuando estaba en La Linterna solía estar pendiente del email de contacto y del WhatsApp del programa. Llegaban muchos, muchos mensajes de oyentes. A veces para protestar y otras veces para felicitar a la gente del programa, sobre todo al director. Pero la clave está en contestar y personalizar el mensaje. Hay que contestar a cada uno como independiente y así se sentirán escuchados. La radio se escucha, pero también hay que escuchar.

No entiendo muy bien cuál es la pregunta. ¿Si desde la radio se tiene en cuenta al oyente? Desde luego depende de quién esté detrás. Habrá personas que se tomen más en serio a quienes llaman por teléfono o escriben mensajes y también habrá gente poco profesional que ignore sus peticiones. Es verdad que hay poco tiempo dentro de lo que es el desarrollo de un programa en directo, pero hay que intentar mantener el equilibro entre no contestar y mantener a la gente medianamente contenta.

P. ¿Cómo la COPE se ha ido posicionando en primera posición en sus principales programas? ¿Solo por figuras como Herrera o es gracias a todos sus respectivos equipos entre los que se encuentra usted?

R. Está claro que el modelo de radio que predomina en COPE y en otras cadenas es el de las estrellas. Siempre hay un referente al frente del programa. De todos modos, sería absurdo pensar que ese programa se posiciona líder solo gracias a su director. La gente que la escucha no sabe o no puede ver el trabajo que hay detrás. Todo el equipo trabaja para que ese programa salga adelante. Y si Herrera estuviese solo no sería capaz de sacar todas las horas de programa que tiene por delante. Hay otras figuras tan importantes como la del director, aunque sean menos vistosas. Por ejemplo, el productor o el técnico de sonido. Incluso los redactores, que en muchas ocasiones escriben partes de los guiones que luego lee el presentador en antena. En la radio se trabaja para todos menos para ti. Es habitual redactar textos que va a leer otro y que otros redacten textos que vas a leer tú. Es muy interesante poder ver cómo se trabaja para un programa. Así que podéis convencer a vuestros profes de que intenten conseguir llevaros de visita a un programa en directo.

P. Siendo la COPE una radio de la Iglesia, ¿por qué se puede decir que el papa Francisco es el más importante 'influencer' actual?

R. Si os digo la verdad, aunque soy nativa digital, soy bastante arcaica para el tema redes sociales. Las tengo, claro, pero ni se utilizarlas perfectamente ni me entusiasman. De todos modos, para intentar responder a la pregunta. Las redes sociales son una herramienta con la que se consigue llegar a muchísima gente y en todas partes. Además, en el mundo hay millones de católicos practicantes, en todos los países, en todos los continentes y el Papa no deja de ser la cabeza visible de la Iglesia y, por lo tanto, referente de todos aquellos católicos que practican la religión. Sin embargo, no sabría responder por qué es el más importante influencer, supongo que porque es capaz de llevar su mensaje tan lejos como quiera utilizando Twitter, por ejemplo.

P. ¿Qué recomendaría a jóvenes que deseen ser periodistas? ¿Idiomas, relaciones, viajes, lecturas...?

R. Lo primero que recomiendo es estar preparado, porque no es una profesión fácil. Sin embargo, es importante estar muy bien formado para poder abrirse un hueco entre tantos periodistas. Estudiar idiomas, quizá centrarse en el inglés, aunque cuantos más, mejor.

Leer mucho, pero de todo. No solo novela. Poesía, ensayo, prensa, trabajos de investigación... También os digo que cada cosa a su tiempo, no hace falta que ahora os pongáis a leer una tesis doctoral. Pero es interesante estar preparado para leer de todo.

Fundamental también es escribir, escribir de lo que sea, pero la escritura también es algo que hay que practicar. Cuanto más se lee y más se escribe, más se amplía el vocabulario y ganamos en nivel de expresión. Recuerdo cuando empecé la carrera, gente que estudiaba Periodismo y con 18 años cometía faltas de ortografía... No pasa nada, a mí algún día se me ha colado una también, pero si nuestra herramienta va a ser o es el lenguaje, debemos cuidarlo.

Algo importante, ser audaz y detectar las carencias en el momento en el que vives. Hay que intentar destacar, pero sin pisar a nadie. Eso nunca.

Y lo de viajar, es muy importante, porque te enseña a convivir de forma diferente, con gente diferente. Muchos asuntos cobran sentido cuando podemos verlo o vivirlos. Pero no siempre el dinero y el tiempo te lo permiten. Si no puedes hacerlo, lo importante es trabajar para ser una persona abierta de mente y, sobre todo, respetar.

Muchas gracias por tus respuestas.