Concurso Escolar del Diario HOY 2020
Diario HOY Endesa Fundación Caja Extremadura - LiberbankHyundai Maven e Hijos
Concurso Escolar del Diario HOY 2020

FACÓQUEROS

IES PUENTE AJUDA

OLIVENZA

REDACCIÓN: Pablo Rodríguez Gómez, Óscar Silva Morales, Lucas González Salcedo, Miguel Ángel Marredo Morera, Antonio Rodríguez Calderón, Juan Daniel Guerra Trigo

La inmunidad de grupo: ¿Es posible alcanzarla frente al coronavirus actualmente?

La inmunidad de grupo: ¿Es posible alcanzarla frente al coronavirus actualmente?
Imagen extraída del periódico: https://www.milenio.com

Al no haber una vacuna contra el covid-19, médicos y especialistas esperan que la cadena de transmisión se interrumpa cuando un gran número de personas se haya recuperado de la enfermedad y generado inmunidad.

11.05.2020 - Friki Facóquero

  • Current rating
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

1 voto

0 comentarios

La inmunidad de grupo o de rebaño es la protección de una determinada población ante una infección debido a la presencia de un elevado porcentaje de individuos inmunes. De forma natural, cuando se produce un brote, al avanzar la epidemia y aumentar el número de individuos inmunes, disminuye la probabilidad de contacto entre un susceptible y un infectado, ya que actúan como cortafuegos impidiendo que el agente alcance a los que no están protegidos, pero ¿funcionaría contra el coronavirus?

Generalmente este tipo de protección se busca a través de la vacunación. Pero en el caso de la infección por coronavirus, al no disponer de vacunas, la esperanza es que con el tiempo llegue a haber tantos individuos que ya han superado la infección (de forma clínica o subclínica) que el virus no encuentre fácilmente personas susceptibles a las que infectar, por lo que se cortaría la transmisión.

El Gobierno británico ha decidido seguir una estrategia en cuatro fases para detener el avance del coronavirus.  La primera fase, similar a la del resto de países, fue la de contención, aislando a los primeros casos, buscar a los contactos y mantener su cuarentena.

La segunda fase, denominada de retardo, es la que es radicalmente diferente a la del resto de países y a las recomendaciones de la OMS. Consiste en proteger a los más vulnerables (ancianos y enfermos crónicos) pero dejar que el coronavirus se propague por el resto de la población. El objetivo de esta segunda fase es que se infecte un número suficiente de personas como para adquirir inmunidad de rebaño.

Volviendo a la estrategia británica, en la segunda fase de retardo se cree que los individuos se irían infectando paulatinamente, lo que daría tiempo a conseguir los avances médicos necesarios para vencer al virus. Esto, combinado con la protección de los más mayores, en los que la infección alcanza proporciones de gravedad más elevadas, facilitaría que el sistema de salud fuera absorbiendo los casos más agudos de forma controlada.

¿Qué porcentaje de la población inmune es necesario para hablar de inmunidad de grupo?

Entre un 60% y un 70% de la población debe tener anticuerpos contra el coronavirus para alcanzar la inmunidad de grupo, según ha explicado el director del Instituto de Virología del hospital Charité de Berlín Christian Drosten en una entrevista en The Guardian.  

No obstante, Drosten aclara que es no es tan sencillo como alcanzar esa cifra a nivel nacional, regional o incluso provincial. Dado que la población inmunizada no es homogénea y por la movilidad humana, hay personas que una vez se alcance la inmunidad de grupo en una zona podrían infectarse e iniciar nuevos brotes entre las personas no inmunizadas en otra zona.

¿Estamos cerca de la inmunidad grupal?

Aunque el grado de inmunización de la población española frente al virus causante de la COVID-19 es aún desconocido, según la Sociedad de Española de Inmunología (SEI) “previsiblemente será bajo o muy bajo en esta primera oleada y bastante alejado de lo que podría considerarse como buena inmunidad de grupo, que sería la que evitaría nuevos contagios y picos de infección”.

Puntos negativos

Desafortunadamente estamos viendo los efectos desastrosos que tiene disminuir la cobertura vacunal, o lo que es lo mismo, rebajar la inmunidad de rebaño, sobre enfermedades que creíamos controladas por existir vacunas muy eficaces contra ellas. Es el caso de los brotes de sarampión que estamos observando en Europa y en Estados Unidos, posibles gracias a que los movimientos antivacunas, de alguna manera, concentran la población desprotegida en pequeños núcleos que resultan más vulnerables a la infección.  

En el caso del Reino Unido, alcanzar la inmunidad de rebaño supondría que se infectaran 47 millones de personas en el país. Dado que se ha estimado que aproximadamente 1 de cada 5 personas infectadas desarrolla enfermedad grave y que la letalidad es del 2,3%, si se dejara que se alcanzara la inmunidad de rebaño de forma natural se estima que 8 millones de casos serían graves, y la mortalidad sería de alrededor de un millón de personas. Incluso si se excluye a los mayores, por medidas especiales de protección, el número de muertes ascendería a casi 250.000.

¿Confinamiento o inmunidad de grupo?

Durante semanas se ha debatido si es mejor levantar el confinamiento, que sea expanda el virus y se cree inmunidad de grupo o mantenerlo y evitar una segunda oleada de la enfermedad.  La SEI apuesta claramente por la segunda opción: "Adquirir la inmunización padeciendo la enfermedad supone un riesgo muy importante para la población, si consideramos que aproximadamente el 20% de los infectados requieren ingreso hospitalario y que un 5% llegan a fallecer. Desafortunadamente, los tiempos de desarrollo y producción de una vacuna son largos y debemos esperar. Mientras tanto, se deben mantener las medidas de distanciamiento y confinamiento para evitar una infección que ha causado tanta mortalidad en apenas 4 meses".

comenta esta noticia